Panadería artesanal: calidad y cantidad

¿Has escuchado hablar de la panadería artesanal? Conoce de qué se trata.

Atrás quedaron los días en los que el consumidor depositaba toda su confianza en una marca y adquiría un producto sin cuestionarse su proceso de elaboración. Esta tendencia a llevar un estilo de vida más saludable ha servido para concientizar a las empresas y replantearse viejas metodologías para enfocarse en el bienestar del usuario final. La industria alimentaria no es la excepción y un claro ejemplo de esto es la creciente demanda por la panadería artesanal.

En un principio la elaboración del pan a gran escala se centraba en reducir tiempos, comenzaron a emplearse masas congeladas y a implementarse procesos rápidos de panificación pues la primicia era producir grandes cantidades de panes en el menor tiempo posible. Actualmente, la preferencia de los consumidores por un sabor y olor intensos característicos de la panadería artesanal han orillado a retomar procedimientos tradicionales pero haciendo uso a la par de tecnología de vanguardia.

Erróneamente se cree que el pan tradicional es aquel que se elabora de forma artesanal, en pequeñas cantidades e implicando arduo trabajo manual, siendo que los hornos de grandes proporciones han sido utilizados desde tiempos milenarios, por los griegos, por ejemplo. Es necesario aclarar que la panadería artesanal es entonces el respeto por las características e integridad de la masa, así como la preferencia de la fermentación larga para así obtener panes con un sabor y olor más intensos y fieles a sus ingredientes.

La amasadora fue el primer paso de la mecanización del pan artesanal pues desde el proceso de amasado puede romperse este respeto hacia las características de la masa. Este respeto o formas de honrar sus características, estas buenas prácticas de panificación, y pueden implementarse en instalación de equipos individuales hasta en líneas completas de producción, calidad y cantidad. La producción en serie de la panadería artesanal apela a un trabajo consciente y responsable en cada una de sus etapas como en el amasado, los tiempos de fermentación de la masa, la división de la masa y su descanso, así como el formado, la fermentación final y el horneado.

Como profesionales de la industria es imperativa una reflexión acerca de la elaboración de este pan y su metodología y recordar que las buenas prácticas de panificación pueden llevarse a cabo al producir desde una pieza de pan hasta grandes cantidades.

La panadería artesanal retoma procedimientos tradicionales, lo cual ha logrado ser una tendencia dentro de la industria.

Te invitamos a asistir a Mexipan, la Feria Internacional de la Industria del Pan del 24 al 27 de agosto en el WTC de la Ciudad de México, en donde encontrarás cursos especializado de panadería. ¡No te lo puedes perder, te esperamos!